Disponemos de tarifas flexibles, tanto para particulares como para empresas, que se adaptan a la realidad de nuestro cliente, pues para nosotros cada uno de ellos es único y su situación es particular y diferenciada del resto.

Ofrecemos también a nuestros clientes, tanto empresas como particulares, la posibilidad de contratar nuestros servicios profesionales en régimen de iguala jurídica.

¿Y qué es una iguala jurídica? Si bien no está definida como tal en ningún texto legal, el artículo 1.544 del Código Civil establece que “en el arrendamiento de obras o servicios, una de las partes se obliga a ejecutar una obra o a prestar a la otra un servicio por un precio cierto”.

En resumen, ofrecemos la posibilidad de obtener asesoramiento jurídico – laboral de calidad y de forma permanente a cambio de una cuota mensual totalmente adaptada y adaptable a las necesidades de nuestros clientes.
No estamos hablando de una tarifa plana igual para todos, pues cada cliente tiene sus propias necesidades y circunstancias personales y nos adaptamos a las mismas.

Finalmente, ¿qué ventajas ofrece la iguala jurídica? Aparte tener la tranquilidad de disponer de asesoramiento de calidad de forma permanente, ofrecemos una reducción de hasta un 50% sobre los honorarios de referencia recomendados por el Ilustre Colegio de Abogados correspondiente en el caso de ser necesaria alguna actuación judicial para la defensa jurídica de sus intereses.